Blog: Escuela Internacional de Astrología William Lilly

Nuestra base datos le permite introducir los nombres y datos de nacimiento para tantas personas como desee en su propia base de datos personal con el fin de que estos datos estén fácilmente disponibles cuando quiere hacer varios cálculos astrológicos tales como:

martes, 1 de septiembre de 2015

LA ASTROLOGIA III

LA ASTROLOGIA
 
 “Un sistema de representación de la realidad” Por  Thorwald Dethlefsen
 
 Este material no es para reproducirlo o fijar en otros blogs o websites, o en documentos PDFS, como ha sucedido con otros artículos nuestros sin autorización previa de parte de La Escuela Internacional de Astrología.
 
La astrología no es la creencia en la influencia de los astros sobre el hombre. Sí, es un sistema de representación de la realidad. La física también trata de representar la realidad a través de símbolos (números y letras), sin querer hacer creer que sus fórmulas tienen alguna influencia sobre la fuerza de la gravedad.
 
Un horóscopo es un instrumento de medición, calibrado para captar la calidad del tiempo; trabaja con la precisión que se le quiera dar. Esta precisión depende de variables técnicas, pero no tiene su límite en la capacidad de medición en sí. Así como la cantidad de tiempo es medible con la precisión que se desee, esto depende en la práctica de las posibilidades técnicas. Cuando se conocía solamente el reloj de sol, no se podía medir con tanta exactitud como con un reloj mecánico. Hoy ya podemos medir 1/1.000 y 1/1.000.000 de segundo.
 
Exactamente lo mismo pasa con la astrología. En la aplicación práctica, la precisión astrológica es a menudo bastante tosca y deja que desear. Pero el mejoramiento de la precisión depende del conocimiento técnico del astrólogo y del desarrollo ulterior de los instrumentos de medición. Sus límites los encuentra en la capacidad del hombre.
 
Una absoluta tontería son algunos aforismos astrológicos que encontramos fielmente citados en todos los libros de enseñanza de la astrología. Por ejemplo, "los astros inclinan pero no obligan". Una frase así, que la mayoría de los autores todavía quieren presentar como prueba de su propia humildad y seriedad, contiene varios errores de razonamiento. Para empezar: los astros no hacen ni una cosa ni la otra. Tampoco se puede decir de un termómetro, que cuando la columna de mercurio indica 30 grados, eso predispone la temperatura atmosférica a un cierto calor, que sin embargo no debe producirse necesariamente. Los astros no obligan, sino que señalan la composición de la realidad en un momento determinado. Pero eso sí, con exactitud obligatoria. Si la frase antes citada fuera cierta, en ese caso cinco minutos de ocupación con la astrología serían tiempo perdido. Sobre esta base, toda afirmación astrológica tendría una probabilidad del 50 %, o sea que sería cierta, o no. Para obtener semejantes resultados es más sencillo tirar una moneda al aire.
 
Otra aserción de similar calidad es: "el destino del hombre se compone de los factores hereditarios, la educación, las influencias del mundo externo y los factores cósmicos". En esta frase no se mezclan solamente manzanas y peras. La primera pregunta atañe a la composición de esos factores cósmicos. ¿Qué es eso y dónde se puede experimentar un tal factor cósmico? ¿Cuáles serían las partes del destino bajo su influencia? Ya tendría que tratarse aquí de acontecimientos del destino en los que el mundo externo no participe en absoluto, porque en tal caso ya sería pertinente la categoría de las influencias del medio ambiente.
 
Tras una frase así hay menos reflexión que un deseo de aceptar las teorías de las ciencias naturales y al mismo tiempo introducir de contrabando también la astrología. La educación y el medio ambiente no son más que un nivel concreto en el que se manifiestan los principios primordiales. El medio ambiente es el órgano ejecutor. Pues ¿cómo habría de vivenciar una persona un "factor cósmico (es decir principio primordial) sino a través del medio ambiente? ¿Cómo se puede ser atropellado sin un automóvil, cómo puede uno enfermarse sin un virus, cómo se puede ser asesinado sin un asesino? Pero todos estos factores del medio ambiente no son nunca la causa, sino que siempre son únicamente los "ejecutores" del destino".
 
Los factores hereditarios son otro nivel de la realidad, en la que también se encuentran los representantes de todos los principios primordiales. En el nivel de la información celular podemos leer la realidad, de la misma manera que en el cielo. Por eso los genetistas humanos se manifiestan como colegas de los astrólogos. Si hasta los astrólogos pueden creer en un efecto causal de los astros, quién tomaría a mal que los genetistas humanos están firmemente convencidos de que la estructura genética sea la "causa" de los así llamados caracteres hereditarios. El hombre lleva su "horóscopo" en cada célula individual, porque el todo siempre se halla en cada detalle, tal como la planta está en la semilla.
 
Esto nos lo enseña de manera muy gráfica la acupuntura, que en sus principios se refería al cuerpo entero, después descubrió al hombre completo en la oreja, luego en la nariz, en la mano, en pie, en cada una de sus células. El idioma simbólico difiere, lo que dice es siempre lo mismo. Porque todo representa una sola realidad.
 
No sin razón se llamaba en tiempos antiguos a la astrología la "ciencia regia", porque abarca toda la realidad; puede ser aplicada en todos los niveles con igual éxito, es universal. No sin razón Kepler escribió un libro con el título significativo: "Advertencia a los adversarios de la astrología." No sin razón Paracelso señalaba como charlatán y curandero a un no versado en astrología. Pero todos estos elogios son totalmente válidos cuando van dirigidos a una astrología que todavía tiene sus raíces en una imagen esotérica del mundo, que todavía es una verdadera sabiduría de los astros, pero no va dirigida a las caricaturas demasiado frecuentes que siguen existiendo bajo este nombre.
 
La verdadera astrología era y sigue siendo un camino de iniciación, que lleva a través del autoconocimiento y el conocimiento de la naturaleza hacia el conocimiento de Dios. Por ello, la verdadera astrología se hace al fin superfluo a sí misma. La verdadera astrología es filosófica (por esto Schult habla de la "astrosofía") y no andar revolviendo en el futuro de los congéneres. La astrología hay que aprenderla uno mismo para conocerla. La verdadera astrología enseña al hombre a comprender al mundo y a sus semejantes desde su propia situación y con ello reconciliarse interiormente con ellos. ¿Cómo molestarse con alguien cuando se le comprende? La verdadera astrología enseña a ver una nueva dimensión de la realidad. La astrología natal realiza el horóscopo para el momento del nacimiento, mejor dicho, de la primera respiración. De modo simi­lar a lo que ocurre con cualquier acontecimiento o empresa, aquí empieza algo que llamamos la trayectoria vital del hombre. El ho­róscopo mide la calidad del tiempo reinante cuando comienza esa trayectoria vital y por eso sabe cómo es ese camino de vida. Un horóscopo natal de este tipo, también llamado horóscopo básico 0 "radix", tiene tres áreas distintas de validez:
  1. Indica lo que los psicólogos llamarían la estructura del carácter o de la personalidad.     
  2. Cuando se agrega a esa estructura del carácter que es en sí algo estático, el factor tiempo, resulta necesariamente el camino del destino. El factor tiempo informa sobre el campo de problemas que pueden ser vivenciados y cuándo pueden manifestarse.
  3. El horóscopo básico es a la vez el horóscopo del acontecimiento mismo del nacimiento.
 
Esta tercera incumbencia ha sido ignorada hasta ahora a pesar de que justamente tiene vastas consecuencias teóricas. La vida de una persona y el acontecimiento mismo del nacimiento tienen el mismo horóscopo único. En otras palabras: la vida de una persona no es más que la amplificación de su propio nacimiento. Todo lo que acontece como destino en su vida, con seguridad se tiene que haber manifestado en forma analógica ya en el mismo nacimiento, como acontecimiento considerablemente sintetizado.
 
Ya hemos hablado al comienzo del problema de la dimensión y dijimos que el hombre está siempre atado a un orden dimensional mediano para poder reconocer aún la "forma". Si alguien silba en el tiempo normal la melodía del "Arroz con leche", la podemos reconocer. Si espaciamos los períodos entre los diferentes sonidos hasta escuchar un solo sonido por día, ya no podremos reconocer la canción en su unidad (forma) ("Gestalt"). Lo mismo sucede si dejamos pasar la melodía en un reproductor de cinta a una velocidad excesiva. Esta pasada rápida sería en la astrología el nacimiento, cuya estructura interna se reconocerá en la apertura en abanico temporal como la "vida". Mirándolo al revés, esto quiere decir, que nunca se puede manifestar algo en la vida de una persona (sea lo que sea, enfermedad, acontecimientos positivos y negativos del destino, etc.), sin que ya haya estado presente en el nacimiento en una dimensión empequeñecida. Pero esta consideración contradice todas las teorías que buscan las "causas" de la enfermedad y de los acontecimientos en la biografía del hombre. En efecto, se puede comprobar con métodos apropiados (terapia de reencarnación), que todo problema de una persona se puede remontar hasta el proceso del nacimiento mismo. Porque en todo comienzo ya está deci­dido el fin.
 
El horóscopo como plan de estudios de la vida
 
El horóscopo muestra en forma simbólica la calidad del tiem­po, un ordenamiento específico según el rango y la relación de los principios primordiales que reinaban cuando una persona entró en esta existencia. Este horóscopo es su deber, respectivamente su programa de aprendizaje, que tiene que ser cumplido en esta vida. Cada así llamada constelación (los astrólogos las entienden como ciertas agrupaciones de principios) representa un cierto deber, un problema.
 
Hagamos aquí algunas observaciones respecto del concepto problema. En realidad no hay problemas. Una determinada situación sólo se convierte en problema para un ser humano cuando no puede integrarla en su conciencia. Multiplicar es un gran problema para un niño de seis años, no así para un hombre de treinta, porque mientras tanto aprendió a multiplicar. Cada proceso de aprendizaje es también una expansión de la conciencia, que torna posible resolver el problema. Con cada problema que se resuelve se redime al mismo tiempo al deber de su "problematicidad". Un proceso tal de redención tiene como consecuencia que la situación redimida generalmente nunca más puede caer al nivel de constituir un problema.
 
Es importante que el hombre no olvide nunca que un problema es solamente la diferencia individual de nivel entre una situación y un estado de conciencia y por ello debe desafiar al hombre a que redima la situación mediante un caso de aprendizaje. Pero en la vida diaria la mayoría de la gente se comporta como si los problemas existiesen "en sí", y les gusta alentar al mundo circundante a que los elimine.
 
Hemos dicho que cada constelación es la forma simbólica de un problema de este tipo y que el horóscopo es comparable a un plan de estudios para esta vida. Así, todas estas constelaciones quieren ser redimidas mediante pasos de aprendizaje, por realiza­ción activa, transformándose en vida. Las constelaciones son por cierto, aún, "problemas" en el momento del nacimiento, pero al final de la vida, deberían verse en lo posible totalmente redimidos. Porque la vida es un proceso de aprendizaje, lamentablemente esta frase para muchos no es tan natural como debería serlo en realidad.
 
Si buscamos en la naturaleza un rasgo en común, observamos que todo evoluciona. La idea de la evolución es la meta de toda la vida, tanto para la ciencia como para el esoterismo. Si la ciencia tiende a considerar la evolución como un producto "casual" de la mutación de genes, el esoterismo ve en la evolución un desarrollo final hacia una meta definida, pero todos están de acuerdo en que lo que vive, evoluciona. ¿Cómo se produce esto? Solamente me­diante procesos de aprendizaje. Esto vale tanto para la lombriz como para el hombre.
 
Pero los procesos de aprendizaje sólo pueden realizarse me­diante la solución de problemas, y como resolver problemas siem­pre cuesta un esfuerzo, lo común es que los seres vivos no se bus­quen ellos mismos los problemas, si no tienen que verse enfrentados con ellos. Los problemas se revelan como las verdaderas ruedas impulsoras de la evolución.
 
El hombre denomina destino a aquella instancia que cuida de que nunca deje de aprender y por ello constantemente lo confronta con problemas nuevos. Y como en el horóscopo de una persona está prefigurado el programa completo de aprendizaje para una encarnación, se sostiene que es posible ver el destino del hombre en el horóscopo. Si se lo considera aisladamente, esto suena como un hecho fatídico que se le impone a cada uno. Pero si hablamos del plan de aprendizaje o de la distribución de deberes, descubri­mos algo más de la significación que hay tras ello.
 
 
William Lilly,  Master Astrologer
 
ESCUELA DE ASTROLOGÍA - WILLIAM LILLY - POWERED BY GOOGLE
 
 
 

lunes, 31 de agosto de 2015

LA ASTROLOGIA II

LA ASTROLOGIA
 
 “Un sistema de representación de la realidad” Por  Thorwald Dethlefsen
 
 Este material no es para reproducirlo o fijar en otros blogs o websites, o en documentos PDFS, como ha sucedido con otros artículos nuestros sin autorización previa de parte de La Escuela Internacional de Astrología.
 
Sabemos entonces que en los tiempos antiguos los 7 principios primordiales se llamaron Sol, Luna, Mercurio, Marte, Venus, Júpi­ter y Saturno. A estos 7 principios primordiales se les asignaba en cada caso un cuerpo celeste, que recibía el mismo nombre; además se personificaron y se señalaron como dioses. Por eso tenemos que completar nuestra matriz como sigue:
 

Principio Primordial
(X) - Saturno
(Y) - Marte
Ideas
 
 
Definición del Principio
Estructura, obstáculo, tiempo
Energía, impulso
Cielo
Saturno
Marte

Los astros como representantes
 
El sistema que enseña los 7 principios primordiales y sus efec­tos sobre los distintos niveles de la realidad, se llama Astrología, que cuando habla de Saturno, lo que en realidad quiere significar es el principio primordial Saturno. En la tarea puramente práctica, la astrología usa para la observación a su representante, el cuerpo celeste Saturno. La astrología es y será la doctrina de los principios primordiales, no de las estrellas. Los planetas son un nivel practica­ble, pero reemplazable. El que sabe realmente astrología, con el tiempo casi no necesita más ese nivel, porque ha aprendido a cono­cer los principios en todos los niveles.
 
Con esto se deberían poder aclarar casi todas las malas interpretaciones y errores sobre la astrología. Los adversarios de la as­trología niegan generalmente la posibilidad de una influencia con­creta de los astros sobre el hombre. Se ha aclarado ahora que este reproche no es válido para la astrología, pues ella misma no presu­me ninguna influencia de los astros sobre el hombre.
 
Pero la confusión se produce porque todavía hay astrólogos que creen ellos mismos en una influencia de este tipo. Algunos de ellos hasta se consideran especialmente progresistas y científicos y se re­fieren a resultados de investigación que constatan correlaciones en­tre los cambios de posición de los astros, erupciones de las manchas solares y los campos electromagnéticos de una célula viviente. Nadie duda de esta correlación, pero la misma no dice nada sobre un efecto de los factores cósmicos sobre las células en la tierra. Esto confirma solamente el fenómeno arriba descrito del comportamiento análogo en los distintos niveles. Uno puede correlacionar todo, pero esto no significa en absoluto demostrar efectos causales.
 
No hay que dejarse forzar a creer, a raíz de semejantes resulta­dos de investigación, que la astrología examina los efectos de los cuerpos celestes sobre nuestra vida. Todos los astrólogos sobre la fundación de un estado, la concertación de contratos, la coloca­ción de piedras fundamentales, etc. ¿Qué tiene que ver con todo esto la cháchara sabihonda de la influencia electromagnética sobre nuestras células? En la mayoría de los horóscopos todo astrólogo calcula con posiciones de los astros que en el momento de su inter­pretación ni siquiera se encuentran en el firmamento (tránsitos, di­recciones, revoluciones solares, etc.). Resumiendo:
  1. La astrología se ocupa de los principios primordiales arque­típicos, que representan en el nivel de las ideas, las piedras originales de construcción con las que se ha compuesto la realidad en todas sus formas fenoménicas.
  2. Estos principios primordiales atraviesan verticalmente to­dos los niveles de las formas fenoménicas. Así es como sur­gen cadenas de analogías, cuyos eslabones individuales, si bien pertenecen a distintos niveles, también representan todos un principio común.
  3. La observación de un nivél cualquiera se puede transportar con ayuda de la analogía a cualquier otro nivel. El nivel de referencia de la astrología es el cielo.
  4. Los principios primordiales de la astrología se llaman Sol, Luna, Mercurio, Marte, Venus, Júpiter y Saturno. Los cuerpos celestes del mismo nombre no son más que los representantes de estos principios. En los tiempos modernos se trabaja con tres principios adicionales, a saber Neptuno, Urano y Plutón.
  5. No hay relaciones causales efectivas entre los astros y los distintos niveles de la realidad.
  6. La astrología resulta ser entonces un instrumento para me­dir la realidad, que indica algo con la precisión que se de­see, pero sin producirlo. También un termómetro mide la temperatura, sin producir temperatura.
  7. La astrología piensa fundamentalmente de manera vertical, según el axioma esotérico: así como es arriba, así es abajo. Este pensamiento vertical es típico para todos los sistemas esotéricos. También es la razón principal por la cual esta manera de pensar les parece tan sin sentido a los que les es ajena. Fuera del esoterismo, se conocen solamente sistemas de pensamiento horizontal. Pero solamente con las cadenas de analogías verticales se pueden comprender de pronto muchas interrelaciones, que de otra manera se­rían incomprensibles.
Algunos ejemplos al respecto:
 
Una diversión de los arquitectos de interiores es decorar am­bientes totalmente en negro, combinado con cromados. Basta ho­jear algunas revistas de decoración y mirar algunas de estas pro­puestas. También se constatará que en todos estos ambientes, 'sin excepción, se ha elegido una planta de yuca. La razón de esto está en el seguro instinto estilístico de los arquitectos de interiores. Empero, de manera inconsciente siguen la cadena simbólica del principio saturnino. Un ambiente negro representa el principio de Saturno, para el que solamente se siente como adecuada una plan­ta que también representa este principio.
 
Para quien está ajeno a estas cosas, las mismas se pueden acla­rar más, por ejemplo: con ciertas costumbres idiomáticas. Así se emplea en alemán, en el idioma vulgar diario, en lugar de la palabra "Glueck" (suerte) la palabra "Schwein" (cerdo), alguien tuvo "cerdo". Sin la comprensión de la cadena vertical de analogías sería difícil comprender esta manera de expresarse. Pero para el que tiene formación astrológica la relación es clara. El cerdo representa en el nivel del reino animal el principio de Júpiter, que general­mente también se denomina "la gran suerte" porque es el principio de la plenitud y de la expansión. Se reemplaza el concepto de la suerte con otro concepto de la misma cadena vertical.
 
Algo así sucede con el modismo "tiene pájaros en la cabeza". El pájaro proviene de la cadena simbólica del principio de Urano, que representa toda interrupción de la continuidad y también todo lo que "se sale de lo común", "salirse de la norma"; "estar loco".
 
Como último ejemplo simple quiero citar la superstición de tocar madera tres veces, para asegurarse la suerte. La madera como material está también bajo el principio de Júpiter. Así, al tocar ma­dera tres veces, uno trata de ponerse en relación con el principio de la suerte a través de este representante material.
 
Estas simples indicaciones bastarán por el momento para seña­lar la justificación y lá utilidad de un sistema de pensamiento verti­cal. Más adelante, en conexión con la terapia astrológica, tratare­mos más de cerca el uso práctico de una matriz de este tipo.
 
La calidad del tiempo
 
Para entender mejor todavía la astrología como instrumento de medida tenemos que observar otro concepto menos familiar. Si se habla del tiempo, generalmente se entiende como una medida cuantitativa. Uno pregunta: ¿cuánto duró?, ¿hace cuánto tiempo?, ¿cuánto tiempo ha pasado? Se considera exclusivamente la cantidad del tiempo, pero según la ley de polaridad tiene que haber además del aspecto cuantitativo del tiempo (en griego: chronos) un polo opuesto, que llamaremos el aspecto cualitativo (griego: kairós).

 
El tiempo posee no solamente cantidad, sino también calidad. Pero actualmente ya casi nadie puede imaginarse algo respecto de la calidad del tiempo. Antiguamente era exactamente al revés. En­tonces se consideraba primordialmente la calidad del tiempo, y más bien se daba menos importancia a la cantidad. La calidad del tiempo no tiene nada que ver con la duración, sino que dice cada momento o período de tiempo (esto puede ser una hora, un segundo o una década), tiene una cierta calidad, que sólo deja manifes­tarse aquellos hechos que sean adecuados a esta calidad.
 
Dicho de otro modo: en un moniento dado pueden manifestar­se solamente aquellos hechos cuyos contenidos cualitativos sean adecuados a la calidad -del tiempo que reina en ese momento. Por tanto, el tiempo tiene que darle una abertura a una latencia, para que ésta pueda entrar en la realidad y manifestarse. Un avión no puede precipitarse a tierra en "cualquier momento", sino solamen­te cuando la calidad reinante del tiempo lo permite. Como tam­bién el tiempo sólo es un nivel de la realidad, así las calidades del tiempo no son otra cosa que correspondencias de nuestros princi­pios primordiales. Así, en cierto momento "reina" un cierto prin­cipio o mejor dicho, una cierta mezcla de principios.
 
Antiguamente se conocía además otra ley, actualmente olvida­da: "cada comienzo lleva en sí su fin." Esta ley dice que en el momento en que una cosa comienza, ya están fijados todo su transcurso y su fin. Nosotros tenemos la idea de que es posible interferir en algo que sucede e influenciarlo. Pero cada comíenzo ya contiene su fín, así como cada grano de semilla contiene toda la planta y además la semilla nueva. Siempre todo está en todo. En la semilla está el fruto, en el fruto la semilla.
 
Por todo ello, en los tiempos antiguos se le daba mucha impor­tancia a emprender ciertas acciones en la "hora justa". Porque cada empresa se desarrolla según la calidad de tiempo reinante en su comienzo. Por tanto, si uno quiere asegurar para una cierta em­presa un desarrollo cierto y un fin favorable, lo primero que hay que hacer es buscar antes, para el comienzo, una calidad de tiempo correspondiente. En tiempos antiguos era misión de los sacerdotes determinar la calidad del tiempo. Al hacerles una pregunta, los sa­cerdotes miraban "la hora" para averiguar la calidad del tiempò. De allí nace la palabra "horóscopo" porque "horoscopear" quiere decir "mirar la hora" (en griego: skopein = mirar). Por consiguien­te un horóscopo no es otra cosa que una instantánea del cielo en un momento determinado.
 
Un horóscopo de este tipo se hacía en otros tiempos para acontecimientos y empresas importantes, como el comienzo de una guerra, la concertación de convenios, etc. El así llamado ho­róscopo natal, la preparación de un horóscopo para el minuto de nacimiento de una persona, es un desarrollo relativamente nuevo y no constítuye de nínguna manera la parte más interesante de la as­trología.
 
Recordemos además que la mirada hacia el cielo no era de nin­guna manera el único método empleado por los sacerdotes para de­terminar la calidad del tiempo. Sabemos que también observaban las entrañas y el vuelo de los pájaros y que se interpretaba el compor­tamiento de las gallinas santas al comer. En estos ejemplos que co­nocemos de la antigua Roma, en vez del cielo se tomaba el nivel animal como punto de partida para la observación, con el fin de conocer los principios reinantes en un momento determinado.
 
En la historia de los sistemas mánticos se han empleado ya mu­chos niveles como sistemas de referencia, que obedecen todos a la misma ley de la conclusión por analogía vertical. Por ello, 1a inter­pretacíón de las cartas del Tarot para usos adivinatorios no es menos "científíca" o más "supersticiosa" que hacer un horóscopo. En base al hecho de que para hacer un horóscopo es necesario refe­rirse a tablas matemáticas, algunos astrólogos tratan de derivar la condición "científica" de la astrología, y se distancian de todas las prácticas "poco serias" como el Tarot, el I Ching y cosas parecidas. Dicho comportamiento es una tontería. Todos los sistemas mánti­cos y adivinatorios trabajan según el mismo principio. Pero los ni­veles de referencia son intercambiables a gusto.
 
Lo único que decide si una práctica es seria o no es la capaci­dad de quien la ejerce para transferir los resultados de su nivel de observación a otro nivel, mediante la analogía. Esta transferencia, que en la astrología se Ilama "interpretación" es la gran dificultad en todos los sistemas. Por eso probablemente siempre habrá más gente poco seria que seria, no interesa si se trata de echar las cartas o de la astrologîa.
 
Volvamos a la astrología. El horóscopo es entonces la represen­tación gráfica de la situación del cielo en un momento determina­do, con referencia a un cierto lugar. Cada horóscopo es por consi­guiente una ecuación de espacio y tiempo. Un horóscopo siempre se refiere al lugar donde se manifiesta el acontecimiento motivo del horóscopo y observa el fírmamento desde esa perspeçtiva.
 
Aquí también quiero contestar al reproche muy común, de que la astrología trabaja todavía con una imagen geocéntrica del mundo. Esto es correcto porque para el hombre no puede haber nunca otra imagen que no sea la geocéntrica. Para el hombre en su vivencia hasta sería falsa una imagen del mundo heliocéntrica, por­que independientemente de los cálculos de la astronomía, el hom­bre experimenta día a día, por ejemplo, que el Sol sale a la mañana y se pone a la noche. Esta vivencia es mucho más real para la psi­que del hombre que el saber funcional de que la Tierra gira alrede­dor del Sol. El hombre no puede vivenciar esto psíquicamente y por eso no tiene relevancia para él.
 
Entonces la imagen heliocéntrica del mundo es correcta para los científicos y los astronautas. Pero el hombre en general y el astrólogo en especial no se imaginan sin embargo otro punto de refe­rencia que no sea la Tierra. Porque es aquí donde se desarrolla la vida humana. Bonn es la capital de la República Federal de Alema­nia. Esto es correcto, pero no sería ninguna razón para que yo hiciera imprimir como habitante de la ciudad de Munich, tarjetas con una dirección en Bonn. El hombre no puede experimentarse en otro centro que no sea él mismo, refiriendo el mundo a sí mis­mo. Cuando no hace esto, pierde su "ubicación" y las raíces de su alma. Aquí se halla la justificación más profunda de por qué la iglesia se resistió tanto tiempo a aceptar la imagen heliocéntrica del mundo.
 
El horóscopo como instrumento de medición
 

 
William Lilly,  Master Astrologer
 
ESCUELA DE ASTROLOGÍA - WILLIAM LILLY - POWERED BY GOOGLE
 
 

Archivo del blog

Seguidores

Síguenos por Email

Síguenos en Facebook

Escuela Internacional de Astrología | Promocionar tu página también

International School Of Astrology - Power Astrology

http://www.astrochart.org - Virtual Classroom

LUNA ACTUAL

¿Qué es Facebook?

Facebook es un sitio web con redes sociales que conecta a gente con sus amigos o compañeros. Facebook es un sitio web formado por muchas redes sociales relacionadas con una escuela, universidad, trabajo, región, etc.

http://www.astrochart.org

Buscar

Google


WWW
Buscar Escuela Internacional de Astrología

Astrología Cristiana Libros I - II - III

Mi foto
Primera parte: Una Introducción a la Astrología - Segunda parte: Los Planetas y las Casas - Tercera parte: Divisiones de las casas - Cuarta parte: Descripción de las enfermedades - Dignidades - Definiciones y palabras claves - Limitantes - Consideraciones antes del Juicio - Libro II: Cuestiones respecto a las doce casas - Aforismos - Ejemplos -

Ultimos Temas

Etiquetas

Aforismos de Culpeper (1) Al Biruni (1) Alejandro Magno y la crucifixión de Jesús (1) Almuten (1) Antiscias - Firmicus Maternus (1) Antología de Vettius Valens (1) Armónicad de Edad I (1) astrograma revista de astrología - astrología antigua IX (1) Astrología antigua XXIV - Firmicus Maternus (1) Astrología Cristiana - William Lilly (1) Astrología Cristiana - William Lilly 2 - Firmicus VII (1) Astrología Electiva para un Matrimonio (1) Astrología Elimata - Henry Coley (1) Astrología Financiera (1) astrología gallica continuacion (1) Astrología Horaria y Tarot (1) Astrología Horaria Psicológica (1) Astrología Horaria VII- Dymock Brose (1) Astrología Infantil (1) Astrología Mundana - William Ramesey (2) Astrología Médica - Eileen Nauman (1) Astrología Médica Clásica - Hildegard (1) Astrología Médica por felipe Oliveira (1) Astrología Médica Tradicional (1) Astrología y Aversión I (1) Astrología y psicología transpersonal (1) Astrólogos Horarios Modernos (1) Bárbara Watters (1) Carta de Relaciones Davison (1) Castillo Virtual de Astrología (1) Centiloqium de Hermes (1) Conjunción Neptuno Saturno - Psicosíntesis (1) Cosmodinas - Astrología Antigua XXXIV (1) CULTO DE LOS ASTROS O SABEISMO (1) De la casa 7 W. lilly (1) definiendo el momento en la astrología horaria (1) Direcciones de Arco Solar (1) Edgar Cayce y lectura de cartas para niños y niñas. (1) El arte de la Horaria I - Firmicus XLI (1) El Cubo del Espacio (1) El número 13 (1) El razonamiento analógico en Astrología (1) El Zodíaco de Johfra (1) ENCUENTRE A SATURNO UD. MISMO. (1) Etica y Astrología (1) firmicus maternus - Astrología Antigua (1) firmicus maternus - Astrología Antigua 11 (1) firmicus maternus - Astrología Antigua 12 (1) firmicus maternus - Astrología Antigua 19 (1) firmicus maternus - Astrología Antigua 2 (1) firmicus maternus - Astrología Antigua 20 (1) firmicus maternus - Astrología Antigua 3 (1) firmicus maternus - Astrología Antigua 4 (1) firmicus maternus - Astrología Antigua 5 (1) Fisonomía (1) Foro de Astrólogos - Dymock Brose (1) Grado 90 (1) Guido Bonatti y sus 146 Consideraciones (1) Henry Ford (1) horaria 5 - Dymock Brose (1) horaria 6 - Dymock Brose (1) horaria 8 - Dymock Brose (1) horaria 9 - Dymock Brose (1) Interpretación de los Aspectos Astrológicos (1) Interpretación Gráfica de la carta Astrológica (1) Juzgando eventos en Astrología Horaria (1) La Estrella de Belén (1) La Fraternidad de Saturno (1) La Luna Negra (1) La Tabla de la Esmeralda (1) La verdadera estrella de Belén (1) La Época Prenatal de E. H. Bailey (1) Las Horas Planetarias (1) Lexigramas (1) los siete segmentos de girolamo cardano (1) Luna vacía de Curso - Astrología Antigua XXXVII (1) Magia astrológica (1) Masha'allah vs Lilly en Astrología Horaria (1) Morin y la decapitación de Henri (1) Olivia Barclay (1) revolución solar - astrología antigua XVI (1) THEMA MUNDI (1) Unani Tibb (1) Urano El Almuisita de la Era (1) usando la astrología medieval (1) Viendo la muerte en un Horóscopo (1) William Lilly - Astrología Cristiana Libro 3 (1) ¿Qué tan real es la Astrología Real de Frawley? (1)

Número de Páginas Visitadas:

Carta Astrológica:

Los Planetas aquí y ahora: Escuela de Astrología William Lilly: